sábado, 21 de enero de 2017

Feliz 2017 lleno de nuevas historias

Muchas gracias a ustedes lectores por seguir día a día las historias de POR ESTAS CARNES, espero que hayan disfrutado de A QUE NO TE ATREVES que finalizó el viernes 20 de enero.

En febrero comienza una nueva historia donde se verá las distintas formas de amar; amores eternos, complicados, extraños, intensos pero son amores, cada quién tiene su forma y manera.

No te pierdas desde el 6 de febrero DE REPENTE TÚ de lunes a  viernes a las 21 horas VENEZUELA.

¡Saludos!

viernes, 20 de enero de 2017

A QUE NO TE ATREVES 10 Capítulo 10


Cerrando el capítulo.



Jorge había aprovechado que terminó antes y fue a comprar comida para la cena y no tener que cocinar y un ramo de flores para regalarle a Adolfo.



En la floristería mientras escogía las flores, vio en el piso unos paquetes largos envueltos en bolsa negra. Jorge tuvo un flashback cuando metían los cadáveres de los padres de Adolfo en bolsas y los lanzaban en el vertedero de basura.

–Señor, señor, buenas tardes, dígame, ¿que busca?

Jorge reaccionó, su frente brillaba por las gotas frías de sudor. Pasó su mano para secarse y habló con la dependiente. Escogió las flores, mientras le armaban el ramo llamó a Adolfo.

–<Hola amor, no vayas a cenar ni prepares nada llevo una sorpresa para la cena>

–<Ok mi amor, yo también te tengo una sorpresa, te espero, te amo>



Cuando salía de la floristería pasó por una tienda veterinaria y se le antojó comprarle un regalo a su perro. Ya con la comida, el ramo y el regalo para su perro, se fue rumbo a casa.

–<Llegando amor>. -Le escribía a Adolfo como todas las tardes.



Entró al apartamento y el perro no fue a recibirlo, le pareció extraño y lo llamó mientras iba a la cocina a dejar las cosas., puso la comida en el  mesón.

–MI AMOOOR, LLEGUÉ, ¿DÓNDE ESTÁS?. –Apoyó las flores en el mesón y se volteó a la nevera donde había una nota.

<<Mi amor, lee esta nota>>

Quitó el imán y se sentó para leer.



“Desde que te vi en aquella oficina en mi primer día de trabajo me llamaste la atención, mi memoria corta me jugó una mala pasada y no me acordaba de ti, pero en ese momento me gustaste. Tus malos tratos creo que me atrajeron a ti y ya luego no dejé de pensar y soñar contigo.

Meses duros saber que tenía VIH y que te había infectado, me derrumbaron. Te amaba mucho pero me sentía culpable, luego me sentí peor al descubrir quién eras y las intenciones que tenías. Vengarte de cada uno de los que según tú te hicimos daño en el colegio.

3 de nuestros compañeros se suicidaron y otros les destrozaste la vida, igual que a mi. Aún no sé como duermes tan tranquilo en las noches sabiendo que sobre tus hombros tienes varios muertos. Por tu culpa, maté a mis padres, yo no soy un asesino pero tú despertaste en mi ese animal sin conciencia que dormía dentro de mi. Yo si duermo con pesadillas y con el enemigo al lado, tú.



A lo mejor lograste lo que querías, vengarte y luego te enamoraste de mi, no lo dudo que sea cierto pero no te exime de culpa, a mi tampoco por lo que hice.

Para que sientas en carne propia lo que tu venganza hizo en otros, asómate a la ventana que está cerca de ti en este momento”.

Jorge visiblemente descompuesto y con lágrimas se asomó a la ventana. El cuerpo de Adolfo en el suelo de una de las áreas del edificio sobre un charco de sangre.



“Ahí estoy, muerto. Resultado de tu sed de venganza por unas travesuras de muchachos, espero que hayas aprendido la lección mi amor. Es posible que la policía te interrogue sobre lo sucedido, dejé evidencias de violencia hacia mi, a lo mejor tendrás varios dias explicando que fue un suicidio y no fuiste tú el que me lanzó. Vas a estar entretenido.



“P.D. en el baño está tu querido perro, ya no tendrás tampoco la compañía de él, asi que estarás solo reflexionando sobre tu vida y tus acciones.

Disfruta la cena.

Te amaré siempre, mi amor”.



A Jorge le costó leer los últimos párarfos pues no paraba de llorar. Se levantó a buscar a su perro. Abrió la puerta del baño y lo que encontró fue un salpicadero de sangre y el perro con el cuello roto desangrado.



Se sentó en el suelo a llorar desconsoladamente.

Sonó el timbre del apartamento y no le hizo caso hasta que volvió a sonar. Se levantó para ver quien era.

Abrió la puerta, era el Presidente del condominio.

–Buenas noches vecino, disculpe que lo moleste, abajo está la policía, por lo de su compañero…

Jorge se le quedó viendo a los ojos.

–Yo lo maté, voy a buscar las llaves y bajo. Gracias por avisar.

jueves, 19 de enero de 2017

A QUE NO TE ATREVES 10 Capítulo 9


En la diversidad es donde la vida se mueve.



La inauguración del nuevo Salón de belleza tuvo buena acogida, fue mucha gente; clientes, amigos de los empleados y del dueño y algunos curiosos que pasaban y se quedaban a ver el griterio y colores de las vestimentas de algunos travestis y Drag queens.

Eduardo por supuesto se sentía fuera de lugar pero necesitaba respirar profundo, asumir que eso era así y que tiene un novio, que ama, que vive y se mueve en ese ambiente.



–Estás que te lanzas al metro ¿verdad?

–Estoy bien.

–Ya nos vamos a ir, pero así sin que nadie nos vea, ¿ok?. -Le dio un beso en la boca y se fue a buscar su bolso.



Salieron sin despedirse de nadie y se fueron al carro. En la oscuridad de la calle, Víctor lo detiene justo en el carro para decirle algo.

–Hoy mis amigos me dijeron que hablaste con ellos la otra vez y le pediste disculpas por tu comportamiento. -Le tocó la mejilla con su mano y se sonrió.

–No debieron decirte nada no era para que lo supieras.

Victor le dio un beso en la boca y así estuvieron unos largos segundos.

–Gracias por hacer eso, me alegra que te hayas relajado con este tema de tolerancia, sé que no te he hecho las cosas fáciles pero ambos hemos sabido manejarlo.

–¿Sabes que yo estoy enamorado de ti? ¿lo sabes?

–Lo sé y yo estoy aún más.

Hubo un silencio en el que se vieron a los ojos.

–¿Ya no te acuestas con esos malandros que te han hecho favores?

Víctor se le quedó viendo. -Ya te dije que eso quedó atrás, eso no volverá a pasar.

–Quiero que termines de mudarte conmigo definitivamente.

–Esta bien, pero ahora quiero irme, tengo ganas de una cogida de las tuyas.

–¿Te gusta como te cojo?

–Me gustas tú, pero más me gusta cuando te pones bruto, cuando empiezas a ponerte romántico y sentimental me aburres, siento que me coge una jeva.

–Yo también soy romántico.

–¿Ves? Una jevita, yo quiero un macho, un tipo que me trate a los coñazos, me sacuda en esa cama y tú te me estás ablandando.

Eduardo le dio una cachetada y lo agarró del cabello, se bajó el cierre y sacó su pene.

–¿Por qué no te agachas y me mamas el guevo? -Sin soltarle el cabello lo agachó hasta ponerlo a nivel de su pene y lo obligó a mamárselo, Mientras el muchacho lo hacía, miraba  a los ojos a Eduardo que le daba cachetadas.



­Victor se tragaba todo el pene y se atrevía a darle mordiscos suaves, lo que hacía que Eduardo se excitara más. Cuando estuvo a punto de venirse, volvió a tomarlo del cabello y empujó su cabeza hacia su pelvis y dejarlo ahí mientras se corría en su boca.



Lo soltó y Víctor ahogado respiraba con fuerza. -Uf así es que me gusta que me trates, por eso es que te amo, vámonos.



Se montaron en el auto y cuando salieron del estacionamiento, Víctor apoyó su cabeza en el hombro de Eduardo y así viajaron todo el trayecto y con las manos tomadas.



Al día siguiente, Eduardo se levanta de la cama, al voltear ve al otro lado de su cama a Víctor desnudo durmiendo, se sonríe y lo arropa con la sábana. Se pone un bóxer y una camisa, monta la cafetera eléctrica y busca las llaves para ir a comprar pan, el periódico y aprovecha para revisar su ticket de la lotería.



–No puede ser, verga, no, mojón, ya va. -Hablaba en voz baja mientras veía y volvía a ver los resultados en el kiosko donde compró el periódico. Verificó que era cierto pero no le dijo nada al hombre del kiosko. Su cuerpo le temblaba, no sabía si irse de ahí, salir corriendo o cobrar su dinero.

Camina unos pasos y se detiene para ver el ticket y busca los resultados en el periódico y vuelve a revisar para darse cuenta que no es un error era el ganador de 20 millones de dólares.



Mientras se sobrepone de la emoción se detiene y escucha el llanto de un bebé, le llama la atención pues, además de escucharlo muy cerca, llora con desespero. Se da cuenta que el llanto proviene de un contenedor de basura. Lo abre y el llanto se escucha más fuerte, se monta en una barra de hierro que tiene el contenedor y ve a un bebé en piyama envuelto en una cobija. Le caminan unas cucarachas pero igual se estira para sacarlo de ahí.



El bebé sigue llorando pero al ponerle un dedo en la boca se calma mientras chupa el dedo. –Este niño tiene hambre, ¿qué le compro?.

Se va a una farmacia cercana y pregunta por leche para recien nacidos. La gente lo ve con extrañesa pues Eduardo se nota incómodo con el bebé en brazos.

–No es mio, estaba abadonado en la basura.

–¿Cómo sabe que es niño?

–No lo sé. –Le baja el piyama y le quita el pañal. –Sí, es niño.

El bebé se sonrie por unos instantes y ese gesto conmueve a Eduardo que lo hace llorar y el bebé vuelve a llorar.

–Ya, ya te voy a dar tu comida chiquitito, espera.

–Si quieres se lo preparo yo. Busca un tetero en el estante de allá.



Luego de darle torpemente el tetero, paga en caja por lo que compró y se va a su apartamento. Abre la puerta y Victor va pasando en ese momento.

–Mi amor, me tenías preocupado, te llamé al celular hasta que lo oí aquí en el apartamento. –Ve a Eduardo con lágrimas en los ojos.

–¿Y ese niño?

–Me…lo encontré en el contenedor de la basura, escuché su llanto y al verlo no podía dejarlo ahí.

–Ay Dios mio que bello este bebé, dame para cargarlo, anda dámelo.

Eduardo se lo pasa y ve a su novio arrullar al bebé.

–Te tengo otra noticia. Somos millonarios.

Victor revisa al niño a ver si  había que cambiarlo y se da cuenta que tiene una nota.

–Mira, dejaron un escrito aquí léelo. -Levanta la mirada –¿Qué dijiste?

–Somos millonarios. Gané en la lotería.

Victor deja al bebé en el sofá. –¿QUÉÉÉ? –Lo abraza y comienzan a brincar. El papel que traía el niño se cae al piso.

Comienzan a hacer planes de lo que harán con el dinero, involucran al bebé en sus planes y se van a la habitación a cambiarle, sin saber como hacerlo, el pañal.



–Vamos a montar una tienda, ya lo tengo visualizado, una tienda con peluquería y librería, un lugar en el que puedan hacer varias cosas o lo que quieran, masajes antiestrés, puedes tomar un té, hay sauna.

–Ya va, ya va, esto no lo vamos a hacer un sitio gay, vamos a pensarlo.

–Gayfriendly claaaro mi amor, Dios que mal huele esto, que ascooo, un lugar que pueda ir cualquiera sin sentirse discriminado, más bien aceptado y querido, que se sienta en casa, se corta el pelo y se toma un café o lee un libro o revista mientras se le hace el corte o las manos, por su puesto unisex…

–Y nos compramos un apartamento, que sea nuestro…

–Pero también podemos irnos del país y montar el negocio afuera y bueno ahí se nos ocurre de todo. Y podemos sacarle los papeles al niño que seas tu el papá, con ese dineral sacamos unos documentos chimbos, yo hablo con mis amigos malan…

–Tú no vas a hablar con nadie, si es de hacerlo se paga con dinero, no con sexo….porque sino entonces…-Y siguieron hablando de todo lo que harían con el dinero ganado.



Luego de dos días recogieron el papel que traía el bebe debajo de la cobija:



“Hola,

soy una chica de 15 años, me quedé embarasada de un niño de 14 años de mi liceo, mis padres me votaron de la casa y me tocó vivir en la calle. Parí a las puertas de un hospital. El bebé está sanito, la ropita me la dieron en el hospital. Cuando vi que ivan a llamar al instituto del menor me escapé del hospital con mi hijo, pero no puedo cuidarlo, el padre de mi hijo lo sacaron del pais y no cuento con nadien.

Sé que el que encuentre a mi hijo lo querrá más que yo, no me siento preparada para ser mamá. No quise avortar porque me dio miedo y no tenia dinero para aserlo.

Cuiden a mi bebé. Yo le queria poner de nombre Jonas como su papa pero nunca sabra de el asi pnganle el nombre que quieran. Solo quiero saber que mi hijo estará bien cuidado dentro de una familia buena con una mamá y un papá, a lo mejor son dos papás o dos mamás, sería bonito eso, mi hijo viviendo con omosesuales, q felicidad.



Mi nombre es Katiuska. Me pueden buscar en el puente Federal, vivo devajo, si lees esto buscame hay simplemente para decirme que mi hijo está bien y feliz. Grasias”



Luego de 6 meses, Víctor y Eduardo se acercaron con algo de miedo, al puente Federal. Preguntaron por Katiuska.

Apareció una muchacha, que más que una niña de 16 años era toda una mujer, pero el aspecto que tenía no era alentador; sucia y drogada.

–¿Eres Katiuska?

–Si, ¿qué quieren? ¿Son policías? ¡Estoy limpia, no tengo nada, váyanse de aquí!

–No somos policías, vinimos a  decirte que tenemos a tu hijo Jonás y está sano y creciendo feliz. –Victor le acercó el moises para que viera a su hijo y a Katiuska se le llenaron de lágrimas los ojos

Le tocó la mejilla con 2 dedos sucios, el bebé estuvo a punto de llorar y ella, acariciándole la mejilla le dijo muy suavecito: –shhhh.

–Llévenselo, él no pertenece aquí, él tiene que ser grande, profesional, buen hombre. Aquí no puedo ofrecerle más que miseria y pobreza. Yo sé que ustedes van a ser unos buenos padres. Ahora váyanse ¡VAYANSE, LARGO!



Se fueron con la promesa de buscar ayuda y sacar de ahí a Katiuska para volverla a traer de nuevo a la realidad. Y lo hicieron.



Al cumplir 18 años Katiuska regresaba al hogar de sus padres siendo una mujer, ahora sana y limpia de drogas, Un par de veces más vio a Victor y Eduardo y a su hija, pero entendió que ser madre le tocaría con un verdadero hombre y luego de casarse.



Victor y Eduardo se quedaron en el país criando a Jonás que ya tenia 4 años e iba al colegio. Eduardo era legalmente el padre, gracias a la ayuda de Katiuska que le entregó la custodia. Su empresa de Peluquería spa y librería iba subiendo como la espuma, no podía irles mejor. Sólo les faltaba casarse, que lo harían pronto en un ritual simbólico para sellar su amor.

miércoles, 18 de enero de 2017

A QUE NO TE ATREVES 10. capítulo 8


Compartir gastos aligera las cargas.



­­–Viniendo de ti no sé si sea bueno lo que nos vas a proponer. -Le decía Diego a su padre.

–Déjalo hablar Diego por fa.

Nestor dio un largo suspiro y se pasó las manos por la cara.

Camilo me dijo la posibilidad de vivir los 3 juntos.

–¿Juntos? ¿para qué? Será para que nos matemos. -Volvió a hablar Diego.

–Vivir juntos, tener una relación los 3, ser un triunvirato. Compartir gastos, vivencias, apartamento, comida…y compartir la cama.

–Calixto se quedó inmóvil viendo a Diego, que a su vez vio a su padre y soltó una risa y volvió a ver a Calixto.

–Sé que es una locura, eres mi hijo, por mi cabeza no me pasó tener algo con mi hijo. -Vio a Calixto. –Pero es que me lo dijo, imaginé en mi mente los 3 en una cama y eso me excitó. –Se volteó y se llevó las manos por detrás de la cabeza.



Hubo un silencio incómodo, Calixto se fue al baño a orinar y verse en el espejo. Miraba sus ojos y en el reflejo apareció la imagen de los 3 besándose entre ellos. Un escalofrío lo invadió pero eso no evitó que también se excitara imaginándose ser penetrado por el padre y el hijo a la vez. Salió del baño.



–Esto es una completa locura, es que no tiene pies ni cabeza. ¿Una relación sentimental con mi padre? Eso no me lo planteo ni en 100 años.

–A mi también me parece una locura, pero no me desagrada la idea.

–Pues a mi me parece bien, ha pasado en la historia, en las series, en películas, hay leyendas que hablan de eso. ¿Quién nos puede juzgar si siempre ha habido incesto? Además nadie tiene porque saber de nuestra relación, vivimos juntos y listo, compartiendo apartamento. -Dijo Calixto, que veía a Nestor y miraba su entrepierna abultada.

–Ustedes 2 se volvieron locos. Conmigo no cuenten para esa aberración, vivan ustedes y déjenme a mi en paz.



3 meses después…



Virginia ya estaba oficialmente divorciada, seguía en el apartamento viviendo con su hija. Nestor se mudó a un apartamento más pequeño con 2 habitaciones y 2 baños.

Diego retomó sus estudios y trabajaba medio tiempo al igual que Calixto pero sus padres le seguían pagando la Universidad por un semestre más.

Diego ya había limado asperezas con su padre desde hacía un par de meses.



–Que bueno que por fin te decidiste a mudarte con nosotros, me alegro, aunque a tu madre no le hizo mucha gracia ¿no?

–No, pero como le dije que de vez en cuando me quedaría allá bajó la guardia.

–Vamos a tomar unas cervezas para celebrar mientras esperamos a Calixto.

–¿Se va a tardar?

–Si, está reunido con unos compañeros de la universidad montando un proyecto, se reunían luego de su trabajo.



Luego de haber tomado 4 cervezas cada uno y hablar de cuanta cosa se les ocurriera, Nestor no tuvo reparo en acercarse a su hijo y darle un beso en la frente para luego pasar su  mano por la mejilla de su hijo y volverlo a besar ahora más cerca de la boca, más cerca. –No…papá…no..esto…-Esta vez lo besó en la boca metiéndole la lengua, Diego respondió al beso y Nestor le quitó los pantalones sin desabrocharlos.



–Te quiero penetrar.

–Esto está mal. –Otro beso lo calló.

–Esta mal pero lo vamos a pasar bien.

Siguió besándolo para luego levantarle las piernas y comenzar con un beso negro salvaje que Diego disfrutó.



Calixto regresaba de la reunión de casa de uno de los compañeros, venía tomado, así que decidió venirse en taxi. Entró al apartamento, estaba oscuro pero escuchaba unos murmullos a lo lejos, se acerca al cuarto y abre con cuidado la puerta.

Ve a Nestor moviéndose con las piernas de la otra persona en su pecho, no veía el rostro del otro solo escuchaba gemidos. Se acerca más y se da cuenta que es Diego y comienza a desvestirse. Se coloca frente a la cara de Diego para que le mamara el pene.

–Hola mi amor, que bueno que llegaste, quiero cogerte, me los quiero coger a los dos, ponte aquí.

Ambos muchachos se pusieron en 4 sobre la cama y Nestor se deleitaba penetrando a uno y al otro mientras que ellos se besaban.

Nestor se separó y ellos se incorporaron, se acercó a los chicos y se besaron los 3 masturbándose. Cuando Nestor estaba a punto de correrse, Calixto se agachó para recibir el semen en su boca y luego el de Diego que ya se corría también.



Calixto se masturbó mientras que padre e hijo lo besaban. Se vino sobre su abdómen.

Los 3 se tumbaron boca arriba en la cama mirando al techo.

–Esta escena ya me la había imaginado hace tiempo y ahora se hizo realidad.

–Sigo pensando que esto es una locura, pero debo admitir que me excitó.

–Bienvenido hijo a esta relación de 3, que sabremos manejarlo con madurez y podemos ser felices.



Nestor estaba en un clase en la universidad en pleno examen, el celular lo tenía para que vibrara y en efecto vibró. Vio a los alumnos para chequear que todo estuviera en orden y revisó el mensaje.

–<Ese guevo quiero que lo metas en este hueco> -Le envió una foto de su culo con las nalgas abiertas. Nestor se sonrió y sintió como su pene lubricaba.

Le envió unas caritas de diablito a su hijo y recibió otro mensaje.

–<Hoy nos toca ménage à trois, ya no aguanto más el sexo de a 2. Necesito doble penetración. Algo así ¿te parece?> -Envió una imagen de doble penetración. Volvió a sonreir y sin darse cuenta tenía una erección que se notaba, tuvo que sentarse en y taparse con el escritorio.



Para nadie era un secreto que vivían juntos padre e hijo y un alumno. Pero la verdadera historia sólo la sabían ellos y cada vez que se encontraban en el apartamento luego de sus trabajos era una fiesta como lo era cada vez que podían salir los 3 a comer en la calle, ir al cine, a la playa o de viaje.



Una relación de 3 que no se quebrantaba por celos ni envidias, cada quien tenía su espacio y su momento y cada vez eran más los momentos en que disfrutaban juntos.

martes, 17 de enero de 2017

A QUE NO TE ATREVES 10. Capítulo 7


Las cosas a veces no salen como se planifican.



Mientras Darío estaba inmerso en una depresión luego de regresar de su maltrecha luna de miel y sin saber mucho de Rogelio, este estaba feliz con Franco viviendo juntos desde hace varias semanas. Se decidió rehacer su vida con la persona que no le ponía condiciones ni trabas para el amor y ser feliz.



–A veces quisiera llamar a Darío y saber como está, no porque siga enamorado de él, es que somos amigos desde pequeños y no quiero perderlo. Hemos vividos muchas cosas juntos y lo está pasando mal, su familia no lo quiere luego de enterarse que era gay, su divorcio que no termina de salir y bueno, está solo.

–Sabes que yo te apoyo en lo que hagas y nunca he estado en contra de que veas a Darío, más bien te animo a  que lo hagas, sé que es alguien importante en tu vida por todo lo que me has contado. Si él no quiere acercarse a ti, házlo tú.

–Tienes razón, en estos día lo llamaré para vernos.



Darío había salido de su apartamento rumbo al edificio donde vive Carmelo, no podía esperar a tener noticias y presentía algo malo.



Cuando entró al aparatmento luego de sortear a los policías, quedó petrificado; Bertha tumbada en el sofá desnuda con una herida abierta en el bajo vientre, cubierta de sangre, con las piernas y brazos abiertos, una mesa ensangrentada donde estuvo acostada la bebé también llena de sangre con restos de placenta y el cordón umbilical.

Carmelo, unos segundos antes de que le dispararan, movió su brazo con el bisturí en su mano y con un moviemiento rápido se cortó el cuello pero igual la policía abrió fuego impactando 6 balas en su cuerpo.

Tumbado en el piso boca a bajo, un gran charco de sangre lo rodeaba.



Los policías ayudaron a Darío a sentarse para que se le pasara el mareo. Ver todo eso le bajó la tensión.



Dio algunas declaraciones a la policía para luego irse en la ambulancia con la bebé que sumado al trauma que pasó, era prematura.

Mientras iba con la bebé le tomaba su manita, no podía aguantar las ganas de llorar.

–Se va a poner bien, cuando llegue a la clínica le daremos todos los cuidados necesarios. –Le dijo la paramédico.

–Gracias. -Fue lo único que pudo decir Darío



Al llegar a la clínica y hacer todo el papeleo del ingreso, tomó su celular  y aún con lágrimas en los ojos marcó el número de la única persona con la que podía contar.

Se fue al laboratorio a buscar información y bajó de nuevo.

En el pasillo estaba Rogelio.

Se vieron y se abrazaron, Dario comenzó a llorar de nuevo y Rogelio no pudo evitar hacer lo mismo.



–Gracias por venir, te necesito tanto Rorro.

–Ya, ya tranquilo, cuéntame ¿que pasó?

Le contó la tragedia que había ocurrido en el apartamento de Carmelo con el trágico desenlace de ambos muertos.

–¡Por Dios! Ese hombre estaba enfermo.

–La policía me dijo que tenía varios muertos encima y practicaba la necrofília con cadáveres de la morgue y en el cementerio.

–Que asco…¿Cómo está la niña?

–La están atendiendo y monitoreando.

–¿Te vas a quedar con ella verdad?

–Es lo único que tiene en la vida, no pienso dejársela a mi suegra que es otra loca.

Hubo una pausa en la conversación.

–¿Sigues con Franco?

–Si…vivo con él, me mudé hace 3 semanas luego de pensarlo mucho, pero creo que ha sido una excelente decisión.

Darío lo vio a los ojos. –Decisión que yo jamás tomé y ahora por idiota estoy solo, sin tí, esto que me pasa me lo merezco. Te perdí.

–No hables así, tenías que pasar por esto, ahora ya estás en otra etapa, diste el paso al introducir el divorcio, lamentablemente o afortunadamente Bertha murió, ahora tienes que tomar las riendas de tu vida, la verdadera.

–Me alegro que estés bien con Franco, te mereces todo lo bueno Rorro.

–Gracias mi amor. Franco y yo pensamos casarnos en Argentina, nos regresamos pero eventualmente nos mudaremos para allá.

–Eso que me dices me quema por dentro y me da rabia porque pude haber sido yo y lancé todo al traste por las apariencias, pero me alegro y los felicito por ese gran paso.



15 días después cuando le dieron de alta a la bebé, Darío retiró los resultados de unos exámenes que se había hecho, ya estaban listos desde hace días pero no los había buscado.

Abrió el sobre y sacó el papel.

–No entiendo estos cómputos y porcentajes doctor.

–A ver. Mire lo que pone aquí. Usted y la bebé tienen un 99% de efectividad, eso significa que usted es el padre de esa hermosa niña.

Darío se le llenaron los ojos de lágrimas, le temblaban los labios, miró al doctor.

–Felicidades papá. ¿cómo se va a llamar su hija?

Dario se quedó unos instantes callado, sintio un leve frío que pasó por su cara y brazo, a lo lejos vio pasar a Bertha sonriendo y con gesto de aprobación desapareció.

–Alba, se va a llamar Alba.





3 meses después…

Alba no paraba de llorar, Darío no hacía más que ver el reloj, veía a la gente que esperaba hasta que aparecieron Franco y Rogelio.

–Coooooño, ¿dónde se habían metido? El cura ya anda arrecho.

–Perdón, perdón, fue mi culpa me equivoqué de Iglesia, dimos un vueltón, pero ya estamos aquí los padrinos.

Se acercaron las madrinas; la mamá de Bertha y una amiga de Darío



Ya en el desayuno del bautizo cuando Darío se quedó con Franco y Rogelio, hablaron con más calma.

–En un mes nos vamos a Argentina y quisiéramos que tú fueras nuestro padrino o testigo.

–¿Y me lo dicen ahora? Me tengo que poner a buscar pasaje y…

–Toma, no pensarás que te íbamos a poner a correr.

Darío se rió y abrazó a Franco y a Rogelio.

–Te tengo otra noticia, soy gerente regional de los locales de este estado y ya hablé para  comenzar a tramtar mi traslado a la empresa en Argentina en alguno de los locales que están allá, pero eso será dentro de un año.

–Yo también les tengo una noticia. En seis meses el bufete se muda a Panamá y me voy con ellos, hay una alianza con un despacho de abogados de allá y bueno la firma crece. Me voy con apartamento y guardería para la niña.





Un año después…



Darío se iba de vacaciones por un mes a Argentina a casa de Rogelio y Franco que ya estaban instalados en Buenos Aires, él en Panamá todavía no se adaptaba a la ciudad pero de momento se quedaría allá.



–Lo que me retiene en estos momentos aparte del excelente sueldo es…

–Es que tienes novio, como te conozco, esa cara tuya lo dijo todo.

–Jajaja si, es abogado y del bufete, es Panameño, ya tenemos 3 meses, ama a Alba. -Le dio un beso a su hija.  Y bueno…

–¿Y bueno que? ¿Cuál es el pero?

Darío vio a Franco y luego a Rogelio.

–Está casado y con hijos.

–Aaaaay chicooooooo, bueno, bienvenido, disfruta esta linda etapa del noviazgo jajajajaja, espero que la esposa no se parezca a Bertha que en paz descanse.

–No, para nada, es más, la mujer es poco agraciada la verdad y caída de la mata…por lo menos lo que he visto de ella, he compartido en 3 oportunidades.

–Bueno, a lidiar con su hombre casado, pero ahora está aquí soltero. Vamos a llevarte a conocer la ciudad y a sacarte de fiesta.

–No chico, ¿y mi beba?

–A Alba la va a cuidar una mujer que contratamos, que tiene excelentes referencias y conoce a la niña por fotos y está encatadísima de cuidarla.

–¿Y quien es esa mujer?

–Mi madre. -Dijo Franco y los tres se rieron.



Los 3 amigos salieron esa noche a difrutar de la ciudad hasta que el cuerpo aguantara.