viernes, 2 de diciembre de 2016

A QUE NO TE ATEVES 8 Capitulo 5


Enamorado de la misma persona.



Adolfo ya tenía casi un mes viviendo con Bernardo. Había conseguido hacer unos trabajos por su cuenta, ya que no conseguía empleo. Estaba recuperando sensibilidad en las piernas pero aún no podía caminar. Pronto comenzarían en un centro de rehabilitación ejercicios más fuertes para fortalecer las piernas.



Luego de hacer los ejercicios del día estaban viendo una película. Por una  extraña razón Adolfo comenzó a llorar y Bernardo apagó el televisor.

–¿Qué te pasa?

–Nada.

–¿Cómo que nada? Estás llorando a mares.

–Coño Bernardo, mi familia me rechaza, cuando pienso que ya limé asperezas con mis padres, vuelven y me botan de nuevo de mi casa y me vengo a arrimar de nuevo a casa de otro novio, no consigo trabajo en mi área, Jorge, el hijo de puta de Jorge movió todo para que las empresas claves no me contrataran, estoy seguro y encima postrado en esta silla.

–Lo de la silla pronto la vamos a botar a la basura, mejor dicho, la donaremos. De lo otro nos encargaremos luego, yo te voy a ayudar.

–Me siento inútil Bernardo, un estorbo, siento que incomodo.

–Deja de hablar así, ¿No estás trabajando en varias cosas? No eres inútil.

–Si pero eso apenas me alcanza para cubrir mis gastos.

–Bueno, algo es algo, deja de flagelarte, mira, yo creo que tienes que relajarte, vamos a mamarnos los guevos mutuamente un rico 69 ¿si?



Bernardo se quitó el interior y le quitó el boxer a Adolfo y el pañal.

­–El guevo debe oler a pipí, límpialo,.

–Deja la mariquera y disfruta.-Bernardo se puso sobre Adolfo y comenzaron con el sexo oral.

Adolfo jugaba con el ano de Bernardo mientras mamaba el pene y jugaba con los testículos, Bernardo introducía en su boca los testículos de Adolfo mientras lo masturbaba para luego comenzar a mamar el pene que apenas iba teniendo una erección pero la ayudaba succionando con fuerza, algo que Adolfo sentía y agradecía



Adolfo jugaba con su lengua rodeando el glande para luego introducirlo en la boca y llenarla completamente con el pene. Ya tenía 3 dedos dentro de Bernardo, que estaba  apunto de venirse. Levantó la cadera y derramó su semen entre la barbilla y cuello de Adolfo.



Bernardo se volteó para seguir con el sexo oral a Adolfo.

–Ten cuidado que no siento cuando acabo. Creo que ahí voy, cuidado, cuidado Bernardo, sácalo.

Un primer chorró entró en la boca abierta, los otros sobre su abdómen. Bernardo escupió el semen.



–¡Bernardo coño! ¡No hagas eso!

–Tranquilo, no hay peligro, apenas entró, deja el susto, vamos a limpiarnos este desastre.

Bernardo lo cargó y lo llevó a la ducha y lo sentó en una silla que tenía dentro.

Al salir, volvieron a la cama a seguir viendo la película.



–Dios pero no me había fijado el despelote que tienes en ese closet, ¿tú no piensas arreglar eso? –Volteaba Adolfo viendo el desorden

–Este fin de semana lo arreglo, mañana tengo que salir a una rehabilitación, ¿no te importa quedarte solo?

–No chico, yo me pongo a leer y a trabajar en mis cosas, ya me he quedado solo.



______



Bernardo se fue temprano en la mañana y le había dejado preparado el desayuno a Adolfo que se levantaría más tarde.

Luego de desayunar, se regresó al cuarto para trabajar un rato en la laptop. Entra y vuelve  a ver el clóset.

–Uy no, yo no puedo ver esto así voy a acomodarle por lo menos lo que esté a mi alcance.

Abre ambas puertas de par en par y se pone a pensar por donde comienza, ve un bolso grande y lo hala y con él se viene una caja que se cae y se salen varias cosas de adentro.

–Ay mira, el anuario del colegio jeje, vamos a busca a este a ver si lo recuerdo.

Va revisando y se consigue con la foto de Jorge, cierra el puño y los ojos pero sigue buscando.

–Bernardo, aquí está. ¡Coño! Pero no se parece en nada, pero es que nada de nada, que loco como ha cambiado.

Vuelve a ver la caja y ve unas fotos, se agacha lo más que puede y toma el sobre y se cae pero ve fotos de Jorge esparcidas en el piso.–¿ya va? ¿qué es esto? –Ve unos sobres blancos y se cae un papel.

–Este es mi nombre, ¿que vaina es esta? Este exámen es de hace más de un año.

<<Prueba Elisa>>

<<Resultado: Negativo>>

A Adolfo le empezó una fuerte jaqueca y tiró todo eso en el piso y fue a buscar una pastilla. Regresa sintiendo como le tiembla el cuerpo pero sigue viendo. Ve las fotos de Jorge, ve sus exámenes de nuevo <<NEGATIVO>>. Ve los exámenes de la empresa y todo estaba bien salvo algunos valores, no hay vih tampoco.

Comienza a tener escalofríos y recoge todo lo de la caja y vuelve a meterlo como puede en el clóset.



Se va a la cama y se acuesta para que se le pasen los escalofríos que se convierte en fiebre.

jueves, 1 de diciembre de 2016

A QUE NO TE ATREVES 8 Capítulo 4


El novio que no conocía.



Eduardo ya estaba libre bajo fianza a la espera del juicio, pero ahora tenía otro problema: sin trabajo y con los ahorros mermando. Victor trabajaba en otra peluquería mientras recuperaban el local luego del incendio, pidiendo colaboración a la gente y un crédito al banco.



Eduardo estaba tumbado en su cama concentrándose en su celular enviando curriculum a varias páginas de empleo y a algunos amigos. Esperaba a Victor que iba a quedarse en su casa a dormir. Estaba cayendo un aguacero.



En lo más alto del cerro, dentro de una casa hecha de bloques y zinc, un diminuto cuarto con un catre individual que tenía un colchón desvencijado al igual que las sábanas que medio lo cubrían. Estaban 2 hombres negros encima de la escuálida cama.

Entre ellos, Victor, que le hacía sexo oral a uno y el otro lo penetraba.



Lo tomaba del cabello con fuerza y le hacía tragar el pene que no escatimaba en centímetros. Victor se ahogaba en arcadas y sus ojos llenos de lágrimas, mientras el otro le abría las nalgas lo más que podía para penetrarlo completo, cada empujón ayudaba a que el pene del otro entrara en la boca del muchacho. Y con cada empujón, una nalgada.

–Este bichito aguanta palo y no se queja.

–Bueno tiene que pagar por los favores recibidos, no es de gratis sacar al novio de la cárcel, ¿verdad papá? -Miraba a Victor mientras este también lo miraba y afirmaba moviendo la cabeza.



Eduardo no podía concentrarse mientras llenaba, ahora en la laptop, unas planillas digitales para enviar por correo. No podía sacarse de la cabeza imaginarse a Victor teniendo sexo con otras personas, en este caso con unos malandros.

Deja de pensar en eso coño, lo está haciendo porque te sacó de la cárcel, no lo está disfrutando, es negocio, un pago, un pago. -Se repetía una y otra vez en su cabeza.



–Vamo a cambiarnos, me lo quiero coger.

Cambiaron de posición. Victor se sentó unos instantes y cerró los ojos, en su mente llegaba la imagen de Eduardo, apretó los ojos y cuando estaba a punto de llorar se le fue la imagen d esu mente.

–Ponme el condón que quiero reventate. -Se apretó la lengua entre los dientes y el labio.

El que ahora iba a penetrarlo no iba a tener contemplaciones con el muchacho y de una vez introdujo su pene con fuerza, lo que hizo que Victor gritara del dolor.

–Aguanta mami, que tú puedes con esto. -Lo agarró de la cintura y comenzó a moverse con fuerza y rápido. Se escuchaba en toda la precaria casa el golpeteo de los cuerpos, el rechinar del catre y los gemidos de Victor, que se callaron cuando el otro le metió su pene en la boca. Comenzó a llover muy fuerte, como si el cielo llorara por Victor en ese momento.



El hombre no aguantó mucho y se corrió en la cara de Victor que seguía gimiendo. El otro hombre lo volvió a tomar del cabello y lo trajo hacia él, deteniéndose, empujando el cuerpo de Victor. Se quedó quieto mientras se descargaba. Un empujón, otro empujón y sacó el pene.

Victor se tumbó en el catre mientras el hombre se arrancaba el condón.

–Naguevoná de cogida que te echamos, me gusta porque el bicho aguanta parejo. Si quieres le decimos a unos panas que venga a cogerte ahora.

–Nooo mijo, estoy agotado, me duele el culo.

–Bueno, ya tú sabes, otro favorsito te vienes y te damos lo tuyo, claro, si no tienes fuerza. Culiá o fuerza, tú decides.

–Espero que no tenga ningún problema para llamarlos.

–¿No te gusta llevar palo de nosotros?

–Si…pero no me gusta estar en estas teniendo novio.

–Invítalo y te cogemos los 3.

–¿Me puedo bañar?

–Detrás del rancho pero afuera, en el tubo que está ahí.

–Pero está abierto, me van a ver.

–¿Quién? Si aquí no hay casi nadien, anda, apúrate si quieres que te bajemos.



Llegaba al edificio donde vive Eduardo, cuando entró a planta bajo se puso a llorar, algo que antes le parecía tan natural hacerlo y no tenía problema, ahora resultaba todo un desastre teniendo novio y amándolo.  Se secó los ojos con las palmas de la mano, igual la nariz y subió en el ascensor.



Tocó el timbre.

Eduardo se había quedado dormido en la cama, estaba en boxer, al oir el timbre se despertó sobresaltado. Tenía el pene erecto y el boxer humedecido, soñaba con Victor. Fue a abrir.



Abrió la puerta y a Victor se le notaba la cara de haber llorado, la vergüenza lo consumía. Eduardo lo haló del brazo y lo abrazó.

–Ya, ya pasó, tranquilo, no pasa nada papá. -Le dio un beso en la cabeza. Victor se separó y Eduardo le fue a dar un beso en la boca.

–No…ahorita no. –Eduardo cerró los ojos aguantando el llanto.

–No va a volver a pasar, esto no va a volver a pasar.

Eduardo volvió a abrazar a Victor con más fuerza y así estuvieron largos minutos.



–Quiero ducharme contigo, quiero sacarme este asco que tengo encima.

­Te mereces que hoy te conscienta, te voy a bañar y prepararte algo para comer para luego dormir abrazados.

–Quiero que esta noche tú me hagas el amor.

A Eduardo no le importó nada y besó a Victor en la boca fundiéndose en ese beso.

–Te amo. -Le dijo Eduardo

–Que alegría es escuchar eso en este momento.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

A QUE NO TE ATREVES 8 Capitulo 3


Luchando con todas las armas.



Calixto ya estaba en la cafetería esperando a Nestor, pidió un té frío. Se puso a revisar el twitter cuando alguien lo interrumpió.

–Epa Calixto ¿qué más? ¿Cómo estás? Verga chamo tiempo si verte, ¿te mudaste para acá de nuevo?

–Epaaaa, bien vale, sí me mudé para acá con mis padres, luego de un atraco que tuve que me dispararon y todo. Estoy estudiando ahora aquí.

–Coño que vaina, es que la capital es ruda.

–Si..¿Y tú como estás? ¿Sigues en el hotel?

–Si vale, ahora con otras responsabilidades en la recepción, Me va bien y gano mucho más ahora. ¿Estás esperando a alguien?.

–Si, a mi ex, tengo que hablar unas vainas con él.

–No me digas, tiene 20 años más que tú ¿verdad? Jajajaja por eso me dejaste “no me gustan los carajitos” y mira ahora es tu ex.

–Que idiota eres, terminamos por otras vainas, es casado, mira ahí viene.

Camilo volteó para verlo y se le congeló el cuerpo.



–Hola Calixto

–Hola, mira te presento a un amigo

–Ya nos conocemos, trabaja en el hotel donde me hospedo.

–¿Él es tu…ex? Claro, Calixto, como no me di cuenta.

–¿Perdón? -Dijo Calixto.

–Camilo y yo nos acostamos anoche, le hablé de ti.

–Yo mejor me retiro que creo que ustedes tienen que hablar.

–Ya va. ¿Te tiraste a mi ex? ¿que es esto? ¿Una venganza?

–¡No! No, que iba a saber yo que Luis es tu ex, ni lo conocía. Yo me voy hablamos en otro momento

–Nos vemos luego Camilo, cuídate. -Le dijo Nestor



Calixto se bebió de una sentada el té que le quedaba en el vaso, movía la pierna incesantemente.

–¿Para que querías verme precioso?

–¿Te acostaste con Camilo?  ¿Ese es todo el amor que me tenías? Te fuiste a acostar con el primero que se te atravesó.

–Estoy soltero Calixto y tú estás con mi hijo, puedo hacer lo que me de la gana, estoy bien grandecito ¿no te parece?. ¿Para que me llamaste?

–¿Te gustó Camilo? ¿Que, hoy repites con él? A ver si te empatas.

–Calixto, ¿para qué me llamaste?

–¡Pagas el té, yo no tengo nada que hablar contigo!

Nestor se quedó sentado sonriendo mirando como se iba Calixto, pidió un café.

–¿Será que estos 2 tuvieron algo?

Recibió un mensaje de Camilo.

–<Tengo una pena horrible…Calixto y yo tuvimos algo hace un par de años y me dejó porque era un chamo y coño, ahora vengo y me acuesto con su ex, eso es tener mala leche>

–<Tranquilo chamín me hiciste un gran favor, Calixto está que lo matan los celos>

–<No me gusta esta situación, me siento incómodo>

–<Vamos a empatarnos tú y yo, quiero que Calixto se retuerza de los celos, me vas a servir para que vuelva conmigo>

–<No, no me interesa eso, búscate otro>

–<Te voy a pagar por tus servicios>

No recibió respuesta.



Calixto se consiguió con Diego en su Universidad.

–Me echaron para atrás el ingreso amor,  y en la otra universidad me dijeron no de una.

–¿Pero por qué? ¿qué te dijeron?

–En una me dijeron, la que ya me habían aceptado, que hubo un error y que el cupo ya estaba tomado por otra persona y en la otra me enteré que mi papá dio la orden.

–Fue tu papá que habló en las 2, está clarísimo.

–Que bolas tiene, todo es para que no me quede aquí pero está equivocado si piensa que me voy a ir a la capital de nuevo, yo me quedo contigo.

–¿Tu puedes creer que tu papá se acostó con un ex mio? Me conseguí a Camilo en la cafetería donde iba a hablar con tu papá y…

–¿Y tú que tenías que hablar con mi papá? ¿Quieres volver con él?

–Nooo, quería aclarar las cosas pero me consigo con este pana, llega Nestor y resulta que anoche tiraron.

–¿Y? ¿cuál es el peo? El viejo está soltero.

–¿Cómo que y? Nestor montó todo este show de amor y dolor y ahora resulta que se acuesta con otro y encima mi ex.

–¿Estás celoso? Dímelo y me voy de esta mierda y vuelves con el tipo este.

–No, no estoy celoso, me da rabia que diga una cosa y haga otra.

–Estas celoso. Jajaja que bolas, bueno, venía a ver si comíamos juntos pero se me quitaron las ganas, el viejo ese sigue jodiéndonos y tú sigues enamorado de él. Cuando te aclares, me dices que vas a hacer y hablamos, chao.



 Calixto se dio media vuelta y le dio un golpe al carro que tenía al lado. Se fue a la parada de autobus rumbo a su casa.



Nestor llegaba al hotel y recibió un mensaje.

–<¿De cuánto dinero estamos hablando?>

Nestor se sonrió y respondió. –<La mitad de tu sueldo por 2 meses>

Llegó a su habitación y abrió la puerta. Camilo estaba desnudo sobre la cama en posición de perrito. Volteó a la puerta y vio a Nestor.

–Acepto el trato.

Nestor se desabrochó el cinturón y dejó caer el pantalón.

martes, 29 de noviembre de 2016

A QUE NO TE ATREVES 8 Capitulo 2


Una luna de miel moderna.



–Te estoy firmando las vacaciones por 3 cosas. Sólo son 15 días, eres el mejor gerente que he tenido y porque conseguiste un buen sustituto mientras no estás. Toma.

–Gracias jefe.

–Nunca sales en estas fechas de viaje, no sé que te dio esta vez.

–El amor jefe, el amor.

–Si, si, por amor se hacen la estupideces más grandes, anda ve a terminar de decirle las cosas a tu suplente y te vas.



Bertha ya había visitado nuevamente el médico para que la dejara viajar, tenía todo listo al igual que Darío.

Las maletas estaban listas, los pasaportes y boletos guardados solo esperaban al taxi que los llevaría al aeropuerto.



Bajando al aeropuerto, Bertha estaba emocionada pues ya la luna de miel era una realidad.

–No puedo creer que por fin luego de esperar tanto ya nos vamos a Italia. -Le dio un beso en la boca a Darío metiéndole la lengua.

–Mi amor, tranquila que estamos en un taxi, deja la emoción. -El taxista veía por el retrovisor acomodándolo. Bertha tenía su mano en la entrepierna de su esposo.

–Mira como estoy, tócame. –Le llevó la mano y la metió para que tocara su ropa interior.

–Estoy mojadita. –Le susurró al oído.

–Quédate quieta Bertha ¿Qué te pasa? Hablaba en voz baja. -El sonido de la radio ayudaba a silenciarlos.

–Tenemos semanas que no me haces el amor.

–Estás embarazda.

–Eso me ha puesto cachonda. -Le dio otro beso en la boca y esta vez le sujetó la cara. El taxista se acomodó en el asiento y se tocó el pene sobre el pantalón también acomodándolo.

–Sácate el guevo par mamartelo aquí.

–Bertha ¿qué coño te pasa?. –Le bajó el cierre y metio la mano pero Darío la detuvo y se puso a ver por la ventana. Bertha metio su mano por la falda y se quitó la pantaleta y se la puso en la piernas a Darío.

El taxista sentía como su interior se mojaba, su ojos estaban entre la autopista y el retrovisor.

–Muévete hacia la puerta. -Darío lo hizo y Bertha sacó el pene por entre el cierre del pantalón.

–El solo hecho de ver a Bertha mover la cabeza de arriba a bajo excitó al taxista que subió el volúmen de la radio.

–Me vas a hacer acabar.

–Méteme los dedos.

Darío lo hizo, apenas metió 2 dedos se corrió en la boca de su esposa. Cerró los ojos y apretó los dientes mientras tenía el orgasmo.



–Llegamos. –Dijo el taxista

–Tome, muchas gracias. -El taxista los ayudó a bajar las maletas y les devolvió la mitad del dinero.

–Yo invito la mitad del viaje, fue muy gratificante la experiencia. Feliz viaje.

Bertha se sonrió y lanzó la pantaleta dentro del taxi. –Ahí le dejo un souvenir.

–¡BERTHA POR FAVOR! Darío recogió la pantaleta y entraron al aeropuerto.



Luego de chequearse y pasar por la revisión de las maletas entraron a la sala de espera  en la puerta 8A. Se sentaron y a los pocos minutos suena el celular de Bertha. Un mensaje.

–<¿Dónde estás?>

–<Ya estoy en el aeropuerto>.

–<Yo también, estoy en la puerta 15B>

Bertha sintió como su entrepieran volvía a humedecerse.

–<Ven para acá y te cojo en un baño>



–Mi amor voy a caminar un rato y veo si compro algo de comer, ¿quieres algo?

–De momento que te calmes, estás con la piel enrrojecida.

–Ay ya, voy a dar una vuelta.



Cuando caminaba por la puerta 14C su corazón se aceleró. –<Estoy cerca> -Le escribió.

–<Voy al baño familiar, ahí te espero>

Vio a lo lejos a Carmelo levantarse del asiento e ir al baño.

–<Estoy sin pantaletas y en vestido>

–<Eres una puta y me encanta>



Bertha entró al baño y Carmelo la tomó por la cintura volteándola, la apoyó de los lavamanos y le subió el vestido. La penetró por detrás, Bertha gritó del dolor al sentir que la penetraban sin preámbulo. Le tapó la boca.

–Cállate que nos van a oir. Ahora te voy a coger por el culo mientras estes embarazada. -Volvió a empujar, clavándole el borde del tope del lavamanos en el vientre. Bertha cerró los ojos mientras se orinaba.

Carmelo se corrío dentro de ella y retiró su pene que aún escurría semen.

–Sal de aquí, me tengo que limpiar.

  Carmelo salió del baño y vio sus zapatos que tenían gotas, se los limpió con el pantalón y se fue a su puesto.



_____





Luego de 9 horas de vuelo llegaron al hotel. Una construcción del siglo XIX con toda la modernidad de un hotel por dentro. Le entregaron la tarjeta de acceso, pulseras, los tickets del desayuno y les llevaron las maletas hasta la habitación.



Al subir y dejar todo en el piso se lanzaron en la cama, comenzaron a besarse y tocarse, a pesar de estar agotados estaban dispuestos a tener sexo en ese momento.

Darío metió su mano por el vestido y tocó sus nalgas para luego meter las manos entre ellas, sintió una cálida humedad pero también como algo seco y rasposo, al retirar la mano y verla se dio cuenta que era sangre.

–¿Qué te pasó? Tienes sangre. Sonó el telefono de la habitación, Dario se limpió la mano con el cubrecama y atendió.

–<<Aló>>

–<<Se dice pronto, estás en Italia, ¿cómo estás mi amor? Estoy a un piso de distancia de ustedes, ¡Sorpresa!>

Darío palideció.



______



El papá de Darío estaba en su cuarto y viendo televisión entre despierto y dormido, de repente abre los ojos y está agitado y comienza a gritar llamando a su esposa, que corre hasta llegar a la habitación.

–¡Mi amor estás hablando! ¡estás hablando!.

–Da..Dario, Da…Darío es, es gay, es marico, A Darío lo vi…

–Mi amor, estás alterado, estás comenzando a decir incoherencias.

–COÑOOOOOOO DARIO ES MARICOOO, ES MARICOOO, YO LO VI CON ROGELIO.

–Comenzó a llorar tendido en la cama mientras la mamá de Darío se llevaba las manos a la boca.